Es cierto que, ante un acercamiento superficial al principio antrópico, la primera reaccion que aparece es la de relacionarlo con el “diseo inteligente””