les quedaba lo mejor: disfrutar. El segundo cuarto se convirtió en una clase magistral de baloncesto