se vio obligada a dimitir tras descubrir el periódico Asahi Shimbun este trato de favor